29 marzo 2011

May the force be with you

La primera vez que escuché música en vivo fue una experiencia sublime y arrebatadora.

Fuera de lo que la gente cree de mi… pues no, no fue rock, fue una zarzuela: “La del Soto del Parral” en el Teatro Municipal de La Paz – Bolivia.

Y nop, no fue con un padre rockero, ni un grupo de amigos super reventados y de pintas extrañas, fue con mi adorable abuelita que, a diferencia de los “adultos” de su edad, no subestimaba mis gustos ni mi oído musical, ni mi inteligencia, y sin hacer caso de los comentarios del resto de los familiares (“se va a aburrir”, “no le va a gustar”, “estas tirando plata al agua llevándola”) me llevó en abriguito azul, trencitas y 8 años de edad a escuchar “música de verdad”.

Ah… mi adorable abuelita, tan sabia y acertada es ella, tan precisa el momento de tomar decisiones pues no solo la pasé más que genial (la zarzuela es alegra, divertida y muy sencilla de digerir a cualquier edad) , sino que quedé prendada de tanta maravilla: de las luces, de las voces, de la música, de la sinfónica, del teatro en si.

Tan hermosa fue la experiencia que tiempo después (mucho tiempo después... hasta hoy en realidad) aun se me vienen a la cabeza estrofas de tan bella zarzuela, especialmente una que, entre Metal Militia de Metallica y Perry Mason de Ozzy Osborne, aparece y me lleva a mi infancia, al regazo de mi abuelita y a nuestras voces juntas cantando:

¿Donde estarán nuestros mozos, que a la cita no quieren venir,
cuando nunca a este sitio faltaron,
y se desvelaron por estar aquí?.
Si es que me engaña el ingrato, y celosa me quiere poner,
no me llevo por él un mal rato,
ni le lloro, ni le imploro, ni me importa perder su querer.

(por lo visto ya desde chica me estaban programando a no hacer mayor drama si un chico se quiere pasar de listo jajajajaja)

No hace mucho, mientras escuchaba a mi primito tarareando la banda sonora de Harry Potter me preguntaba: AH… sería genial aprovechar esta inclinación hacia música tan bella y llevarlo a escucharla en vivo al teatro, pero como?, si bien él es altamente accesible a todo tipo de expresiones culturales puede que los Grandes de la Música Clásica (Bach, Mozart, etc) sean demasiado densos para su corta edad.

Hoy gracias a la Sinfónica Nacional mi dilema es fácilmente resuelto. Y es que introducir a mi primito al mágico mundo de la música clásica (en vivo como debe ser) no pudo ser más fácil.

VIERNES 25 DE MARZO 2011

- - De saber que vendría la gente con sus sables laser, yo también hubiera traído el mío – dice mi primito mientras observa embelesado como un chico de unos 25 años hace piruetas con uno de ellos.

Sonrío mientras un Darth Vader de un metro de altura pasa por mi lado.

Son las 8 de la noche y el Sinfónica Nacional de Bolivia empezó el año de la mejor forma jamás imaginable: con entradas agotadas días atrás, con gente sentada en los pasillos, con expectativa total y con gente re joven que al final de la función no paró de aplaudir.

Hoy por primera vez en La Paz - Bolivia, la Sinfónica presenta la Suite de Star Wars… la idea no podía haber sido mejor.

8:05 se apagan las luces y crece la expectativa. Un coro de Siths se situa en la parte posterior del escenario (donde los músicos se hallan ya ubicados) para segundos después, y al ritmo de la Marcha Imperial entrar Darth Vader sable en mano a tomar el puesto del Director de la Orquesta.

Luego la magia se hizo presente.

La música es perfecta, la experiencia es física, emocional… y total. El aire se satura de electricidad mientras el tema central del Star Wars (Star War’s Main Theme) eriza la piel y da paso a una noche perfecta.

Volteo a ver a la gente a mi alrededor que sin distinción de edad se halla sobrecogida de emoción y al último acorde del tema se pone de pie a ovacionar a una Sinfónica que se pasó de “lista”, que se pasó de perfecta.

Y cuan bella resultaría la experiencia que cual concierto de rock todos pedimos “otra y otra” al final de la hora y media de genial música (hora y media que pasó volando), que me dejó las manos adoloridas de tanto aplaudir y que dejó a mi primito tarareando el Duel of the Fates del GENIAL JOHN WILLIAMS uno de los compositores, SIN LUGAR A DUDAS, mas importantes de los últimos tiempos.

Genial al punto que mi primito ya me tiene comprometida a “Carmina Burana” el próximo mes…. (como le encantaron los coros, no me lo puedo creer).

A mi solo me queda agradecer a David Handel (director del sinfónica) y a todos los que fueron responsables de noche tan perfecta. Solo me queda agradecerles y compartir algo de aquella experiencia.

Con ustedes: Star Wars Main Theme, Compuesto por John Williams, Interpretado por La Sinfonica Nacional de Bolivia, Dirigido por David Handel.

May the force be with you!

4 comentarios:

Vania B. dijo...

Y pensar que me la perdí!!!! para estas ocasiones hay que tomar decisiones rápidas. Para la próxima, ya hemos armado una estrategia con mimarido para escuchar la noticia de una alucinante obra da ser interpretada por la sinfónica y ese mismo día comprar las entradas.

Linda experiencia la tuya. Un abrazo, A.

David Lepe dijo...

Wow

Lucybel dijo...

Vania:

Lo que necesitas es estar al día en facebook, yo me enteré por allí de star wars y vi, por el número de fans del evento, que no solo voltearían taquilla sino que estaría genial!!!! asi que tomé mis previsiones....

Igual, se que les fue más que bien asi que presumo la van a repetir y a esa si no puedes faltar.


Saludos!!!!

Lucybel dijo...

David:

Sip, yo no lo podría haber expresado mejor.

WOW!!!!

Saludos!