08 julio 2011

Pasajera en Trance


En media hora más voy a La Paz.

Con frío sip (dicen que el frío es tal que congela las palabras apenas salen de la boca).

Correteando del trabajo al aeropuerto, sip (tan ajetreada como cuando vivía en La Paz, donde no se conoce de descanso, donde el ajetreo y el movimiento es constante).

Dejando al novio por unos días, sip (pero alejarse es saludable, es extrañarnos hasta el infinito para volver más enamorados, para abrazarlo más fuerte y ahora sentirme en casita cuando estoy entre sus brazos).

En media hora más voy a La Paz.

A respirar ROCK, a caminar sus embrujadas calles, a llenarme de chalinas y chamarras para recorrerla de punta y punta y rodearme de mi familia, de mis perros, de mi gente que sé ... me extraña, que sé ... me quiere.

Vuelvo a La Paz como cada dos semanas con una absoluta y sincera razón: La Paz me llama, como lo hace con todos los valientes que osamos dejarla. La Paz me llama y es este amor el que me tiene viviendo entre aeropuerto y aeropuerto, pasando tickets, viviendo dos realidades (una muy fría, una muy cálida).

Y este “trajín” el que me tiene aun más enamorada.

Será que es cierto lo que dice Charly… “ un amor real es como vivir en aeropuerto”

1 comentario:

Uczeń Jezusa dijo...

Złoszczą się na kogoś (wybacz) tylko osoby obłudne ponieważ złość to skutek braku panowania nad pożądaniem: można rzec, że złościć można się tylko na siebie! http://shilo.nextore.pl/.